Qué comer si tienes diabetes según tu edad

Hoy que se celebra el día mundial de la diabetes te diremos qué debes comer de acuerdo a cada etapa de la vida
Qué comer si tienes diabetes según tu edad

La fibra, vitaminas, minerales y el agua no pueden faltar en la dieta de una persona con diabetes.


Cd. de México.- En 1991 la organización mundial de la salud en conjunto con la federación internacional de diabetes reconocieron el 14 de noviembre como el día mundial de la diabetes. Recordar y reconocer un día a nivel mundial tiene el fin de crear conciencia sobre esta enfermedad.

A pesar de haber sido reconocido desde 1991 fue hasta 2007 cuando Naciones Unidas conmemoró este día como el día mundial de la diabetes, el cual, busca ayudar a la población a nivel mundial a acercarse a la enfermedad.

Con el día mundial de la diabetes se invita a conocer las causas de la enfermedad, los síntomas y las complicaciones que una persona con diabetes puede llegar a presentar.

Por ello, la nutrióloga Virginia Ramírez compartió consejos nutricionales para atender a las personas con diabetes, no importa si son niños, adultos o adultos mayores.

Muchas personas buscan llevar una vida saludable en la que la dieta sea la protagonista y en el caso de las personas con diabetes el plan de alimentación debe ser diferente. Virginia nos explica que las personas con diabetes no pueden dejar muchas horas de espacio entre una comida y otra ya que los niveles de azúcar pueden empezar a subir o bajar.

Es por ello que la recomendación es que todos los diabéticos “necesitan comer cada tres horas para no tener picos de glucosa que los pueda hacer sentirse mal”.

Los nutrimentos que no pueden faltar en la dieta de las personas con diabetes son la fibra, minerales y vitaminas, no sin olvidar la importancia de tomar agua, ya que en el cuerpo de todas las personas lo necesitan para un correcto funcionamiento. Virginia Ramírez comenta que con ello “las personas comienzan a sentir mayor energía y en algunos casos pérdida de peso”.

Algunos de los alimentos que pueden consumir las personas con diabetes son tres frutas al día y en cuanto a las verduras se refiere, Virginia señala que la cantidad puede ser libre. Sin embargo, menciona que no existe dosis perfecta en las porciones de comida para una persona con diabetes.

La importancia de agregar frutas y verduras a una persona con diabetes radica en que son ricas en fibra “que en realidad todos necesitamos, pero las personas con diabetes la necesitan más para evitar los picos de azúcar en la sangre”.

Es importante que la dieta que las personas con diabetes siguen sean reguladas por algún experto de la salud que los ayude a variar y balancear los alimentos que ingieren en un día; así como coordinarlos con las actividades diarias.

Virginia Ramírez comenta que las personas con diabetes no pueden saltarse sus comidas y, además, resalta que al despertar “lo primero que tienen que hacer es comer” y a partir de ahí, estar pendientes a sus horas de comida. Con estos sencillos pasos, las personas con diabetes evitarán sentirse mal ya que se regulan las funciones del cuerpo.

La diabetes en los niños puede llegar a ser un problema pues las tentaciones que tienen en su día a día son enormes. A ello hay que añadirle que busquen copiar el estilo de alimentación de otros niños de su edad en la que los dulces y golosinas predominan.

Virginia Ramírez comparte estas recomendaciones para que los padres de familia ayuden a balancear la dieta y hacer sentir a los niños que su alimentación es igual a la del resto de niños:

Los padres o cuidadores deben enfocarse en cambiar los hábitos alimenticios y propiciarlos en el niño para que no afecten en su salud. Las comidas de los niños con diabetes no tienen por qué ser aburridas: se le pueden presentar de una manera divertida en la que se les muestren los beneficios que pueden adquirir.

Es muy probable que en los ambientes familiares o escolares el niño se encuentre expuesto a la comida chatarra y alimentos poco saludables, pero si se les acostumbra a comer saludable esto no será un problema en el tratamiento de la enfermedad.

En cuanto a los antojos o ganas de comer comida poco saludable y favorable para su alimentación, es importante mencionar que no está mal dárselos de vez en cuando; sin embargo, no hay que abusar.