Tren Maya repite “vicios” que AMLO criticó en el aeropuerto

La falta de estudios podría aumentar costos de la obra y provocar daños ambientales según algunos expertos
Tren Maya repite “vicios” que AMLO criticó en el aeropuerto

Aseguran que el tren Maya carece de información para considerarse un proyecto a desarrollar.


Cd. de México.- Uno de los argumentos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y su equipo para rechazar el nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México fue ecologista, por los daños “irreversibles al medio ambiente” que traería su construcción. 

Esos son los mismos argumentos y advertencias que ahora se desoyen para considerar la construcción del tren Maya, que hoy y mañana será sometido a consulta pública junto con otros nueve proyectos y programas sociales.

El criterio ecologista para la construcción del tren Maya no ha sido una razón de peso para el próximo presidente, a pesar de que un grupo de más de 150 científicos, escritores y especialistas le pidieron que no hiciera la consulta y desista en su proyecto, pues pone en riesgo la biodiversidad de la selva.

Al mismo tiempo, los expertos le ofrecieron su apoyo para que se haga un proyecto con el menor impacto ecológico: “Hay muchos caminos para lograr la justicia social y un desarrollo armónico con la naturaleza”, señalaron.

Entre los firmantes destacan Patricia Ornelas, del instituto de biología UNAM, y Alfredo López Austin, del instituto de investigaciones antropológicas de la misma universidad, organizaciones de derechos humanos y Greenpeace.

En el tema económico, los costos proyectados de las dos obras son similares. Para el NAICM se contempló un gasto de 185 mil millones de pesos, mientras que para el tren Maya la inversión, sin estudios, sería de 150 mil millones de pesos.

También proponen el mismo tipo de inversión mixta con recursos públicos y privados, un esquema que López Obrador, en el caso del NAICM, criticó porque supuestamente propiciaba la corrupción. 

Gran parte de los recursos públicos para el tren Maya saldrán del impuesto turístico (que suman cerca de ocho mil millones de pesos y actualmente se utilizan para la promoción del país), y para el aeropuerto se iba a utilizar la Tarifa de Uso Aeroportuario para ayudar a financiar la obra.

“El NAICM, planteado por (Enrique) Peña Nieto, tampoco tenía los estudios requeridos para realizarlo; es decir, no a la profundidad que se requería. Por eso se saltó en la inversión hasta 260 mil millones… y va a pasar lo mismo con esta obra”.

En el caso del NAICM se vendieron bonos para asegurar recursos para la construcción, mientras que para el tren Maya se propone convertir en socios a los propietarios de las tierras en donde se tendría que adquirir el derecho de vía.

Finalmente, cuando llegó la consulta para el aeropuerto capitalino se contaba con los estudios necesarios, aunque no con la profundidad requerida, mientras que para el tren Maya no se han realizado estudios que lo respalden y que exige la ley de presupuesto y responsabilidad hacendaria.

En un documento firmado por distintos grupos de representación indígena de la península de Yucatán se asegura que “no es permisible que nadie pretenda decidir lo que se puede hacer o dejar de hacer en nuestros territorios, así como nosotros jamás intentaremos decidir lo que se hará con sus bienes, derechos y posesiones”. Considera que “todo se ha llevado a sus espaldas”.