Requiere inflación prudencia: Banxico

Alejandro Díaz de León, Gobernador del Banco de México, afirmó que el incremento de inflación amerita una postura monetaria prudente.
Requiere inflación prudencia: Banxico

Alejandro Díaz de León, Gobernador del Banco de México.


CDMX.- Si bien la alta inflación registrada en el último año atiende a choques transitorios, su magnitud y simultaneidad amerita una postura monetaria prudente, indicó el Gobernador del Banco de México.

De acuerdo con Alejandro Díaz de León, el incremento en los precios en 2017, que alcanzó su máximo de 17 años al ubicarse en 6.77 por ciento, estuvo dirigido tanto por el alza de su componente subyacente como del no subyacente.

Agregó que durante la primera mitad del año el incremento en los precios se debió a la fuerte depreciación del tipo de cambio y al aumento en el precio de las gasolinas, mientras que para el último trimestre las alzas estuvieron dirigidas por un precio más caro del gas LP.

Esto, considera, se trata de efectos transitorios, y en muchos casos choques de oferta, especialmente en el caso del gas LP y de algunos productos agropecuarios que fueron afectados por fenómenos naturales adversos en Estados Unidos.

"Es común escuchar que en los choques transitorios de oferta no necesariamente se requiere una acción por parte de la política monetaria, creo que la simultaneidad de los choques que hemos enfrentado, la magnitud de los mismos y el incremento que ha dado lugar en la inflación amerita que la postura monetaria sea prudente", afirmó.

Con esto, se estaría buscando un ajuste ordenado en los mercados financieros y se induzca una inflexión a la baja en la inflación del País, indicó Díaz de León durante su participación en el Seminario de Perspectivas Económicas 2018, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Agregó que las expectativas del año pasado se vieron afectadas, pero aseguró que para el mediano plazo estas están mejor contenidas, una variable que, señaló, es crucial para que la formación de precios esté alineada a la meta del Banco.

Pese a que las expectativas de inflación de mediano y largo plazo aún muestran una brecha respecto al objetivo de 3 por ciento, Díaz de León afirmó que las acciones de política monetaria han permitido su anclaje.