¿Y los que se queden?



 

 

Se ha dado a conocer el plan migratorio de Estados Unidos y de cómo México y Guatemala, forman parte de este apartado; lo cierto es que el presidente Trump tiene como bandera política en su búsqueda por la reelección el tema migratorio, nuestro país y Centroamérica son el trampolín para su política de campaña.

 

Se da a conocer, de manera unilateral, que México, será el tercer país, seguro, junto a Guatemala, quien tomó la decisión, La Casa Blanca, al canciller y enviado de López Obrador, para este tema, ni le avisaron, Marcelo Ebrard, solo se enteró por las noticias; lo que sí hizo después fue tratar de minimizar tal imposición de Washington.

 

Ahora los migrantes, que lleguen a México sin haber pedido asilo en Guatemala, no podrán tener una audiencia en Estados Unidos, tendrán que ser repatriados a su país de origen, sin ningún juicio o reclamo. 

 

La pregunta de los 60 millones es ¿y los que se queden? ¿qué haremos con los que decidan quedarse en nuestro país? Buena pregunta para el gobierno de la 4T, que abrió las puertas, sin una estrategia, sin reglas y sin consultar con Estados Unidos la medida, por eso estamos en este atorón migratorio internacional. 

 

La apertura fronteriza, no solo hizo que Guatemaltecos, Hondureños, Nicaragüenses, Salvadoreños, Cubanos; no también abrió la puerta a países tan distantes, como los musulmanes, asiáticos y africanos, que vieron como puerta de entrada a México, para conquistar su sueño americano. 

 

La crisis migratoria fue provocada por el mismo gobierno del Presidente López Obrador, lo único que ha hecho Trump, es aprovecharse de la falta de pericia y cálculo político de un gobierno sin rumbo y sin proyecto de nación, las ocurrencias se pagan caro, y los mexicanos la estamos pagando en este momento, económica y políticamente, aceptando la imposiciones de los Estados Unidos. 

 

El Presidente Mexicano, aún no da una explicación de a quien se le ocurrió la idea de abrir la frontera,  el porqué no se le consultó a Estados Unidos, destino final de la migración, y porque nuestro país, ofreció lo que no estaba en condiciones de dar. 

 

Por lo pronto, lo que estaba destinado para el combate a la delincuencia organizada, como la Guardia Nacional se tuvo que desviar, para convertirse en policía de migración en la frontera sur, dejando a gran parte de país al garete, y por si algo faltara, la Policía Federal en paro de labores. 

 

Pero bueno, quizá también en esto el presidente tenga otros datos, el debe de tener sus propios números, como lo dice siempre, esperemos que esos números y datos, no sean para el tiro de gracia. Porque hay miles de migrantes esperando asilo en Estados Unidos, y Washington, ya dijo que No. Entonces ¿qué haremos los mexicanos al respecto? 

 

 

chanorangel@live.com.mx