También se equivoca



 

           “El Pueblo Sabio” también se equivoca, y este desacierto, nos costará cerca  de 3 mil 400 millones de dólares, de los cuales mil 800 corresponden a los bonos emitidos para las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco y mil 600 por la Fibra E que se instalaría en la nueva terminal aérea que se decidió cancelar luego de la Primera Consulta Ciudadana.

          El pasado domingo, el Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), que preside el nuevo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, decidió adquirir los bonos emitidos para financiar las obras del NAIM en Texcoco hasta mil 800 millones de dólares durante la subasta de ayer en el mercado de Nueva York.

          La compra de los bonos busca evitar las multas por la cancelación del NAIM en Texcoco, pero sobre todo recuperar la confianza de inversionistas y acreedores que habían anunciado presentar demandas para recuperar sus capitales.

          De igual forma, busca que las calificadoras sigan apoyando los proyectos de inversión en nuestro país, ya que luego de la cancelación del NAIM en Texcoco redujeron las notas crediticias de PEMEX, entre otras paraestatales de México.

          En el caso de la Fibra E, la compra de bonos por un monto de mil 600 millones de dólares se realizará con recursos de una Afore, según la minuta del GACM que se dio a conocer el domingo.

          El anuncio de la compra de bonos provocó que muchos creyeran que continuará la construcción del NAIM en Texcoco, pero se da por descartado porque sería reconocer que “El Pueblo Sabio” se equivocó y no sería conveniente políticamente, aunque sí económicamente.

          No sólo se evitaría el gasto en la compra de bonos por 3 mil 400 millones de dólares que podrían ser aprovechados para financiar los programas sociales anunciados, sino también no se perderían los mil 100 millones de pesos que se han invertido en las obras del NAIM.

          Incluso, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez Leal, propuso que la iniciativa privada concluya la construcción del NAIM para no distraer el gasto público en 2019.

          Y usted se preguntará por qué se equivocaría “El Pueblo Sabio”. Resulta que nadie le informó que la emisión de bonos se hizo bajo las leyes de Nueva York, por lo que ahora enfrenta la posibilidad de que sea demandado allá, además de sufrir la pérdida de confianza de inversionistas y acreedores.

          En temas locales, la marcha organizada por militantes y simpatizantes de Morena para apoyar a la administración de López Obrador resultó un fiasco, puesto que dieron un pobre espectáculo de “dimes y diretes” por sus ambiciones políticas ante las elecciones del 2019.

          En nada contribuye que se disputen las nominaciones a las diputaciones locales que estarán en juego , sobre todo cuando carecen de una estructura partidista sólida.

          El presidente del Consejo Político de Morena, Antonio Leal Doria, no debe olvidar que grupos emergentes se adhirieron ante el arrastre electoral que traía López Obrador en el pasado proceso electoral, pero ahora la situación será distinta y requiere sumar en lugar de restar.

          También debe de tener presente que Morena es oposición en Tamaulipas, y que si bien es cierto que el tabasqueño logró un votación histórica en julio pasado, ahora es distinto porque no habrá el “imán electoral” para la elección local.

          Leal Doria debe dejar a un lado su carácter irascible que le hizo perder presencia en el PRD, puesto que puede ser reemplazado por otros operadores que multipliquen en lugar de que dividan.

          No se descarta que Oscar Torre Gómez asuma un papel más protagónico en el proceso electoral del 2019, sobre todo porque ha sostenido varias reuniones entre destacados dirigentes y legisladores de Morena en la Ciudad de México, entre ellos el senador Ricardo Monreal Ávila.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com