Strike Tres



      El anuncio esta misma semana sobre la licitación para construir la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, desató una ola de denuncias sobre los participantes de la obra. Empresas vinculadas históricamente al ejercicio de la corrupción para hacerse de obras en otras partes del mundo. Cosa nada nueva dentro del negocio petrolero mundial. Ya vimos como Halliburton movió al mismo gobierno de los EU para invadir Irak y hacerse de los recursos petroleros de aquel país bajo la mentira de la posesión de armas de destrucción masiva. Siendo la pifia del milenio de los EU. Así también nos enteramos del caso Odebrecht, mismo ha sido sancionado en todo el mundo menos en México.

      Bueno, pues ahora la Secretaria de Energía de México Rocío Nahle sale con una nueva y garrafal equivocación. Invitar a empresas bajo la perspectiva de la experiencia en el ramo definitivamente no puede amparar los antecedentes de corrupción de estas empresas. El no haber verificado correctamente a los participantes retrasará el proyecto de la refinería. Y si como es su actuar, decide seguir adelante con esta licitación, estará enviando un terrible mensaje al electorado mexicano: “Morena está solo contra la corrupción de pura fachada”. Porque a este error se suman los cientos de casos de corrupción que han sido perdonados de facto por el mismo gobierno. Muestra de esto es la falta de detenidos o presentados para castigar el gran desfalco que ha sufrido la nación los últimos 30 años.

      Bien sabíamos que la administración del Presidente López Obrador iba a enfrentarse a grupos de interés muy poderosos, tanto nacionales como internacionales. Todos confiábamos en que el Presidente iba a estar a la altura de las circunstancias. Así lo demostró cuando administró la ciudad de México. Pero de pronto se rodea de colaboradores que no están a la altura de dichas circunstancias, como la Secretaria de Energía, quien lejos de ser eficiente más bien ha demostrado ser una grilla de poca monta. 

       El Presidente es no solo un gran aficionado al béisbol sino además lo juega bastante bien para su edad. Pues si percibiera su administración como un juego del Rey de los Deportes, su Secretaria de Energía ya estaría ponchada y en la banca. Porque el primer strike provocó un desabasto de gasolina, el segundo strike fue el intentar quitar al Director de Pemex para quedarse ella con el puesto y bueno, la licitación de la refinería sería su tercer strike. 

      La administración del Presidente López Obrador no solo es importante porque representa un cambio, sino porque demostraría que la izquierda latinoamericana puede ser viable para generar una mejora en la mayoría de las clases desprotegidas sin afectar las finanzas sanas de la administración pública. El reto y responsabilidad de éxito dependen de un funcionamiento eficaz, preciso, responsable y sobre todo honesto del ejercicio republicano.

      Pero con colaboradores así, seguro será un desastre tras otro con la construcción de la refinería. Veremos a funcionarios de Pemex chocando una y otra vez contra funcionarios de SENER. Grillas y más grillas, juegos de poder, chismes, embates de la Función Pública y una seguidilla de linduras que caracterizan a los funcionarios mediocres que anteponen su afán protagónico sobre el interés nacional. 

      Si el Presidente no manda a la banca a la Secretaria de Energía los errores continuarán y la más importante de las responsabilidades de este gobierno que es la independencia energética se quedará en el tintero o peor aún, será un engendro parido por la incompetencia.

 

Contacto: abeloseguerkernion@gmail.com