Refinerías, tema nacional de la semana.



 

Este domingo hubo mucho movimiento político relacionado con asuntos de energía, pero, división petróleo y energía.

Fue en el sureste mexicano y en el centro de las acciones, estuvieron el presidente de la República, Andrés López Obrador, su gabinete del área de energía y los gobernadores de Nuevo León, Guanajuato, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz, Campeche y Tabasco

Incluso, mandatarios de estas entidades, Jaime Rodríguez Calderón, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, Omar Fayad Meneses, Alejandro Murat Hinojosa, Cuitláhuac García Jiménez, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas y tanto el saliente de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez y el entrante Adán Augusto López Hernández, de manera respectiva, conversaron largamente con el gabinete de energía y por un tiempo prudente con el propio presidente López Obrador.

Que viene de la reunión de energía de ayer, primero que nada, que los mandatarios estatales que acudieron a la cita con el titular del Poder Ejecutivo Federal, intervengan con los Legisladores de sus entidades, para que, la propuesta presupuestal para este rubro en el 2019, pueda fortalecerse con la adición de 75 mil millones de pesos, respecto al presupuesto invertido en este año para la industria de la refinación petrolera.

Desde luego, en esa partida, no se incluyen los ocho mil millones de dólares requeridos para la construcción de la séptima refinería del país, la de Tabasco que ha promocionado mucho el titular del Poder Ejecutivo, desde que andaba en campaña y con la que, se fortalecerá la producción de combustibles de manera tal que, la autosuficiencia pueda darse dentro unos tres años y que, los precios de las gasolinas puedan bajar.

Se habló de 2024 como el año en que la industria petrolera podrá ser rescatada con el esfuerzo del Gobierno y el respaldo de los mexicanos, en especial de los empresarios, porque de ellos, López Obrador quiere que lo apoyen, con la realización de contratos integrados, porque se tiene que estar a la altura de las circunstancias y su administración confiará en las empresas mexicanas para su desempeño en el sector petrolero.

El movimiento político que se vivió en el sureste mexicano, tuvo que ver con la presentación del Plan Nacional de Refinería, que se dio en la Terminal marítima de Dos Bocas Paraíso, en el estado de Tabasco, que es donde se pretende construir la séptima refinería del país.

Respecto al aumento de la inversión de 75 mil millones de pesos más que en este año al asunto de PEMEX, se usarán en forma mayoritaria para rehabilitar las seis refinerías que funcionan en el país, obvio, entre ellas, la de Tamaulipas que funciona en Ciudad Madero, que, dicho sea de paso, es la cuna del sindicalismo petrolero y para el cual, el presidente de la República tuvo un mensaje muy claro.

En virtud de que hubo una marcha para demandar claridad en las acciones del Sindicato Petrolero, López Obrador, dijo que habrá democracia sindical y que, serán los trabajadores quienes elegirán a sus líderes, mediante el voto libre y secreto.

Si el punto es llegar a la autosuficiencia en la producción de combustibles y para ello se requiere en primer término que los Diputados Federales ayuden a incrementar los recursos públicos para el sector energético, que estará contenido en el en el Presupuesto de Egresos del 2019, cuyo proyecto se presentará este día 15, luego llevarse a cabo las obras de mejoramiento de las refinerías, quiere decir que la reducción de los precios en las gasolinas, no será asunto de ya, ni de muy pronto, pronto, más bien habrá que comenzar con la aceptación en el sentido de que llevará tiempo.

El movimiento político en el área energética, se dio en torno a la colocación de la primera piedra de la construcción de la Refinería de Dos Bocas Paraíso de Tabasco, que, ya comenzó a tomar forma, porque los recursos para su edificación serán solicitados en el Presupuesto de Egresos de la Federación y la licitación de las obras, serán en marzo del año que viene, pero, aunque faltan muchas cosas, lo elemental es que la primera piedra está colocada.

 

Los otros.

Esta semana será fría en muchas regiones de la entidad y, según dicen los trabajadores de empresas e instituciones de la zona centro, lo único que podría calentarla es la entrega de los aguinaldos para quienes tienen todo el año incorporados a las actividades de sus centros laborales.

Desde la parte oficial, léase Secretaría del Trabajo y Previsión Social Federal o su símil del Estado, se ha dicho que vigilarán el cumplimiento de la obligación que tienen los dueños de las empresas y directivos de las instituciones para pagar los aguinaldos a su personal, obvio, en tiempo y forma.

Hace uno días, el perredista reynosense Alejandro Castrejón Calderón, quien es Director de Inspección y Previsión Social en la Secretaría del Trabajo de la entidad, hizo un llamado a los empleados para que, ante inconformidad en el pago de aguinaldos o de sus prestaciones de Ley, hagan la denuncia para documentar sus casos y de esa forma respaldarles, con la Ley en la mano.

Incluso, le hijo del siempre bien recordado líder del PRD, profesor Alejandro Castrejón Brito, fue un poco más allá cuando apuntó que, los trabajadores de Tamaulipas carecen de cultura de denuncia para señalar incumplimiento de los patrones, para recordar luego que, el 20 de diciembre próximo, es la fecha límite para el pago de los aguinaldos a todos los trabajadores, en el entendido de que, habrá personal para responder de inmediato con una inspección y verificación a las denuncias que hagan los obreros.

Cada vez son más los partidarios de que haya en el Ayuntamiento de Victoria la Dirección General de Baches, porque con un funcionario de buen perfil para responder a los reclamos de los ciudadanos en esta materia, se podrían colgar todas las acciones que ahora se llevan a cabo, pero, que son de poco interés.

El punto es que, todo sería diferente si, antes de inaugurar cualquier tipo de eventos las autoridades se toman una foto con el bache reparado cerca de donde se lleve a cabo la actividad, las reuniones tomarían un sentido social.

Hay quienes creen que, hasta la zumba debe de supeditarse al bacheo de las calles aledañas en las que ese tipo de baile se realice, porque la zumba será diferente con calles bien bacheadas.