Por un nuevo federalismo



         

          Más de 500 alcaldes de todo el país y de todos los partidos políticos, así como también campesinos y pequeños productores, entre otros grupos políticos y sociales, darán la pelea para modificar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PREF) 2020, luego de que el próximo viernes 15 de noviembre vence el plazo legal para su aprobación en la Cámara de Diputados.

          Aunque muchos creen que no lograrán nada porque los encargados de la política económica “no se dejan chantajear”, existe un creciente malestar ante la actitud cerrada que han manifestado algunos legisladores de Morena, como es el caso del presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo, quien ni siquiera se tomó la molestia de recibir a un grupo de alcaldes inconformes que estuvieron el viernes pasado en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

          Incluso, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, ha señalado que no alcanza el PREF del 2020 para cubrir todas las necesidades, por lo que ve difícil satisfacer las demandas de más recursos públicos tanto de alcaldes como campesinos, entre otros grupos inconformes con la distribución del gasto público del próximo año.

          Algunos creen que se lograrán algunos cambios a la ley de Egresos del 2020 a favor de los grupos inconformes, luego de que en el Senado se registraron varios cambios importantes a la Ley de Ingresos y de la Miscelánea Fiscal, entre los que destaca la eliminación del aumento en el pago de derechos del agua a pequeños y medianos productores del sector agropecuario.

          A propósito, los participantes en el Tercer Foro de Federalismo, celebrado el pasado viernes 8 de noviembre en Torreón, Coahuila, coincidieron en señalar la necesidad urgente de un nuevo federalismo porque en la actualidad la distribución de los recursos públicos resulta ser injusta e inequitativa, como se puede constatar en las quejas de gobernadores y alcaldes de todo el país.

          El evento fue organizado por directivos de los Periódicos Asociados en Red (PAR), como es el caso de Juan Francisco Ealy Ortiz de El Universal, que tuvo a cargo el discurso inaugural y en donde destacó la urgencia de lograr una reforma integral del federalismo fiscal.

          También asistió el coordinador de la fracción de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Dávila, quien se comprometió a tomar en cuenta las conclusiones del Tercer Foro de Federalismo, además del senador Samuel García Sepúlveda de Movimiento Ciudadano (MC), que preside la Comisión de Federalismo y Desarrollo Municipal de la cámara alta del Congreso de la Unión.

          El joven legislador participó con la ponencia titulada “México es federalista sólo en papel”, en donde alertó acerca de un probable -quiebre del actual pacto fiscal- porque estados como Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Jalisco y Querétaro, llevan manteniendo más de 40 años a Chiapas, Guerrero y Oaxaca, que no se preocupan por mejorar la recaudación de ingresos fiscales.

          Destacó el injusto reparto de los recursos públicos porque mientras el gobierno federal se queda con el 80% de los ingresos fiscales, los estados sólo tienen acceso al 20% restante, pero tienen que repartir el 4% entre los 2 mil 500 municipios en el país.

          García Sepúlveda aseguró que el reparto injusto e inequitativo del presupuesto se agravó con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, puesto que acabo con el pacto federal y ahora quiere manejar todo, incluso los disque ahorros obtenidos por los recortes a diversos programas para canalizarlos en forma directa y sin rendir cuentas.

          El senador neolonés antes de concluir su ponencia propuso que el reparto de los recursos públicos debe cambiar de la siguiente forma: 70% para la federación, 20% exclusivamente para los estados y el 10% para los municipios, cuya distribución ha tenido éxito en países de Europa.

          Otras organizaciones han manifestado también la urgente necesidad de cambiar el pacto federal para tener un reparto justo y equitativo de la recaudación fiscal en el país, como es el caso de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que preside Gustavo de Hoyos Walther, quien ha criticado la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco y del Tren Maya, cuyas obras requerirán de recursos públicos para el 2020.

          Y ante tantas críticas de empresarios y de indígenas mayas, el presidente López Obrador anunció la realización de una consulta para definir si se construye o no el Tren Maya, cuya decisión de inmediato generó comentarios acerca de otras consultas amañadas para decir que el pueblo bueno decidió, como sucedió con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

          En fin, no hay duda que se requiere con urgencia un nuevo federalismo en donde se premie la recaudación fiscal para que estados y municipios reciban un porcentaje mayor de los impuestos que logran recabar, como seguramente exigirán hoy los más de 500 alcaldes y cientos de campesinos en la Cámara de Diputados.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com