Partidos, retos individuales y general.



 

Hace casi tres años, cuando al PAN le fue muy bien en las elecciones locales, sacó para sus candidatos a diputados por los 614 mil 471 votos en las urnas, en gran parte por el efecto generado a partir de la frase, de que se van se van, usada por el candidato a la gubernatura de la entidad, al PRI le fue a la inversa, porque 401 mil 985 sufragios, apenas le alcanzó para ganar seis de los 22 distritos.

A su vez, el Parido Movimiento de Regeneración Nacional, PMRN, ni siquiera pintó en la geografía electoral de la entidad en 2016, porque obtuvo 57 mil 126 votos para los candidatos que intervinieron en el proceso, sin embargo, sólo le sirvieron para obtener una curul en la actual Legislatura, la cual ejerce María de la Luz del Castillo Torres, originaria de Madero y especialista en alta costura.

A estos casi tres años de distancia, las cosas cambiaron de manera radical, porque Regeneración que tuvo menos votos que el Partido Movimiento Ciudadano, el tercero en la elección, es ahora el mejor posicionado a nivel estatal y nacional, porque ganaron la elección federal y local el pasado mes de julio.

Sí consideramos que la política es de retos, estas cuatro organizaciones que están listas para intervenir en las elecciones legislativas de este año, tienen los suyos.

El PAN deberá de repetir su resultado en aras de mantener el control político del Congreso del Estado, porque de esa forma se mantiene bajo sus colores el Gobierno de Tamaulipas.

El tanto los priístas tienen que remontar los desagradables números del 2016, dado que, los panistas les hicieron quedar en ridículo, a pesar de postular mejores candidatos a casi todos los cargos de elección.

Mantener los seis distritos que ganaron, duplicarlo o hasta triplicarlos, se puede decir fácil, sin embargo, requiere de mucho trabajo en las bases y de dar una batalla sentido ideológico y social, quizá a ello se debe el mensaje subido a espectaculares en los que, se señala, si nos dan por acabados es porque nunca nos conocieron, el PRI nunca se raja.

Las dificultades se extienden al Partido Movimiento Ciudadano, ya que, con pleitos al interior por la equivocada idea que tienen los desconocidos de esa organización para tratar de desplazar a Adolfo Cárdenas Gutiérrez, evitará que repitan los números de la elección Legislativa local de hace casi tres años, cuando sacaron 74 mil 350 votos, de los cuales casi 25 mil fueron directos para el exalcalde panista de Victoria, así que, de entrada, sí los desconocidos siguen montados en su macho, se deshacen de esos 25 mil sufragios.

Dicho de otra manera, llegarán a las elecciones Legislativas que vienen a la baja en votos, el lugar de ser a la inversa.

En el caso de Regeneración Nacional, cuyo presidente del Consejo Estatal, José Antonio Leal Doria ha considerado que repetirán los resultados de las elecciones federal y local del año pasado, tiene en contra que ya no habrá el efecto López Obrador para generar votos a sus candidatos y desde luego, ser el partido del Gobierno en el país.

Las posiciones que tienen los partidos políticos en la elección de diputados por los votos logrados en el 2016, son la primera el PAN con 614 mil 471, segunda el PRI 496 mil 164, tercera Movimiento Ciudadano con 74 mil 350, Regeneración Nacional en cuarto sitio con 57 mil 126 votos.

Después en quinto sitio, por increíble que parezca, el Partido Encuentro Social con 36 mil 298 votos, pero, que ya no participa en las elecciones de este año, porque perdió su registro al no obtener el mínimo señalado en la Ley en el proceso inmediato anterior, es decir, el de julio del 2018.

El PRD ocupó el sexto lugar con 332 mil 931 votos, séptimo Nueva Alianza con 27 mil 634 votos, en tanto que, el Verde Ecologista y el Partido del Trabajo quedaron en los últimos lugares con 18 mil 611 y 14 mil 440 votos en forma respectiva.

Los partidos políticos lograron en el 2016, un millón 378 mil 246 votos, mientras que, los candidatos no registrados se llevaron dos mil 192 y los votos nulos del proceso fueron 37 mil 339, cantidad que, sí se tratase de un partido, debió ocupar el quinto sitio, ya que, la cantidad fue menor a la obtenida por Regeneración Nacional, que fue de 57 mil 126.

Al margen del reto que cada dirigente de partido en la entidad visualice, hay uno que es general, superar la participación ciudadana en las urnas el dos de junio venidero, ya que, la campaña del PAN en 2016, removió conciencias en las personas y las hizo salir a votar en contra del PRI, por una estrategia de campaña en la cual señalaron los errores cometidos por el priísmo.

Después en las elecciones del año pasado, que fueron federales y locales, estas últimas para cambiar a los presidentes municipales, el efecto López Obrador de la campaña presidencial y los enfrentamientos entre los candidatos a la titularidad del Poder Ejecutivo, propició que más ciudadanos se apersonaran en las urnas, situación que permitió tener una de las más nutridas participaciones ciudadanas en las urnas.

En la elección local de hace casi tres años, el 56.23 de las personas que estaban en la lista nominal acudieron a votar, es decir, de los dos millones 557 mil 228, fueron a las urnas un millón 438 mil 14.

El año pasado, en la elección de primer domingo de julio, en la parte federal, la participación ciudadana fue superior al 60 por ciento, pero, en la parte municipal, para la elección de los alcaldes rondó el 50 por ciento del padrón.

Bajo esta perspectiva, para que los próximos diputados locales tengan un buen grado de representatividad, mínimo, la participación de las personas en el proceso electoral, tiene que ser superior al 55 por ciento, de otra manera, el trabajo de los partidos políticos debe de considerarse como estándar y de allí para arriba, será exitosa, pues, querrá decir que lograron convencer a la gente de ir a las urnas, porque tuvieron además de buenas plataformas electorales, buenas campañas electorales y desde luego, excelentes candidatos.