Nula Vigilancia



 

La semana pasada, el jueves para ser preciso, se registró un accidente carretero en la ruta  Cd. Victoria-San Luis Potosí, en el noreste de México.

Un tráiler invadió el carril contrario de una carretera estatal,  impactando un auto compacto en que viajaban tres funcionarios de la Dirección General Golfo Norte de la Comisión Nacional del Agua.

Dos de ellos murieron en forma instantánea tras el impacto, Fernando Alfonso Páez de León y Rodrigo Velázquez. Y el sábado por la noche, en un hospital de la capital tamaulipeca, falleció Gustavo Adolfo Hinojosa Cuéllar, el  titular de la institución.

Tres personas ampliamente conocidas en la ciudad y con trayectorias profesionales importantes, con mucho que aportar aún al servicio público federal en éstos complicados tiempos de la cuarta transformación nacional.

Y obvio que grandes responsabilidades y tareas pendientes con sus familias, amigos y  quienes dependía de ellos directa o indirectamente.

El accidente fatal conmocionó a la sociedad victorense y tamaulipeca, porque  se trata de valiosas personas  en la entidad.

Lamentablemente, no es un caso aislado, en ese tramo carretero es muy frecuente éste tipo de percances en los que participan  trailers impactando vehículos familiares.

O bien ese tipo de camiones de carga volcando y pereciendo sus conductores o saliendo muy mal heridos.

Sin embargo, a pesar de la repetición de accidentes, muchos de ellos fatales, ninguna autoridad federal, estatal o municipal toma cartas en el asunto para prevenirlos.

Hay sin duda varios puntos que deben resaltarse para que se corrijan y tratar de reducir el número de accidentes en ese tramo carretero conocido como “Rumbo Nuevo”.

1.- No existe o es ocasional la vigilancia de la Policía Federal Preventiva División Caminos, aún cuando se trata de una carretera  que conecta Matamoros con la Ciudad de México.

2.- Tampoco existe vigilancia  ordinaria por parte de la Policía Estatal de Caminos, una modalidad creada en la presente administración estatal.

3.- A  pesar de la cercanía con la capital del Estado, Ciudad Victoria, no existe ni en su primer trayecto, presencia de patrullas de Tránsito Local.

Sin éste tipo de apoyos por autoridades formales,  los conductores de trailers  no respetan límites de velocidad e invaden con regularidad el carril contrario, a pesar de que se trata de carretera con acotamientos.

En los choques de traileros contra taludes de la sierra, volcaduras, choques contra vehículos particulares, por lo general con otros viajeros quienes dan parte al número 911.

De tal forma que quienes primero acuden a brindar auxilio son paramédicos de l Cruz Roja o elementos de Protección Civil Estatal o Municipal, confirmando el escaso y deficiente patrullaje.

Creo que ante esa situación de omisión por parte de los tres niveles de autoridades ( federal, estatal y municipales ), es necesario que se tomen acuerdos para incluirlo en las rutas de vigilancia conjunta.

No puede ni debe dejarse ese tramo carretero sin controles o con pobre presencia ocasional de alguna de las instituciones.

Es una carretera importante se mucho tráfico pesado de la frontera de Tamaulipas a San Luis Potosí, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, el Estado de México o la Ciudad de México.

Pero también una ruta que gran movimiento de personas que viajan en unidades particulares o autobuses de los cinco municipios del altiplano Tula, Bustamante, Miquihuana, Palmillas y Jaumave a la capital del Estado.

O bien en tránsito interestatal para viajes de negocios o de placer  del altiplano a la zona fronteriza o el sur de Texas.

En forma reiterada en éste espacio menciono que una de las fortalezas de Tamaulipas es su red carretera que una polos de desarrollo con 17 puentes internacionales en la frontera con Texas o cuatro puertos marítimos en el litoral del Golfo de México.

Una de esas turas relevantes en la carretera Matamoros-Victoria-San Luis Potosí,  en la que se encuentra el tramo Victoria-Jaumave conocido como “Rumbo Nuevo”, en donde ocurren múltiples accidentes fatales por la endeble o nula vigilancia.

Tiempo de que se tomen cartas en el asunto. No más muertes de tamaulipecos y de ningún otro ciudadano por éstas omisiones.

Habrá que ponerlo en los temas de la Mesa de Seguridad  de la Capital del Estado, para que se le ponga atención. Ahí convergen autoridades de los tres niveles de gobierno.

Ojalá se acabe la miopía o indiferencia a éste delicado punto.  

Y de paso que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en su delegación Tamaulipas y la Secretaría de Obras  Públicas del Gobierno del Estado, den una revisada a la ruta, por si hay deficiencias técnicas que enmendar.

En ello, tienen la palabra el Delegado de la SCT Ricardo Ortíz Estrada y la Secretaria de Obras Públicas, la victorense Cecilia del Alto López.

Tema que debe revisar por tanto, el Delegado Federal en la entidad, José Ramón Gómez Leal,  pues él mismo tuvo tres bajas importantes de servidores públicos federales.

Preocupación y exigencia a la que deben sumarse los alcaldes de Victoria, Xicoténcatl González Uresti; de Jaumave, César Rodríguez García; Lenin Coronado de Tula;  Laura Córdova Castillo, de Palmillas; y Marisela Rodríguez , de Bustamante.

No más muertes por omisiones, indiferencia o negligencia en Rumbo Nuevo.