Hablando de diputados
Por: Diana Luz Gutiérrez de Cárdenas | 2017-11-13 00:41:13

Hace algunos años un jefe me dijo: “no espere felicitaciones porque haga bien su trabajo, es su obligación hacerlo bien, cuando se equivoque se lo haré saber”.

 

Mi jefe pensaba muy distinto al Presidente Peña Nieto, quien felicitó a la Cámara de Diputados por haber autorizado el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2018, quien además de ello lo calificó como responsable; debido a que aprobaron dentro del mismo, 18 mil millones de pesos al Fondo de Desastres Naturales y 2 mil 500 millones de pesos al fondo de Reconstrucción.

Además de aprobar el recurso para los Programas Nacionales, el Congreso de la Unión se otorgó una bolsa de 7.7 millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación, con la finalidad de tener el recurso suficiente para “pagar” un bono de retiro a los 500 Diputados Federales y 128 Senadores – y eso que estamos en plena austeridad-.

Los Diputados consientes que muy probablemente nadie volverá a votar por ellos, tuvieron que consentirse un bono de 864 mil pesos para su retiro, aclarando que una parte de ese bono corresponde a la aportación voluntaria que cada uno de ellos ha realizado al fondo de ahorros.

Pero no sólo han llamado la atención por su “arduo” trabajo en la aprobación del presupuesto, también lo hicieron porque las Diputadas del PRI en plena sesión se encargaron de gritar al unísono “eehhh….” al legislador de Morena Ariel Juárez sólo porque llamo corrupto al coordinador de la bancada priista César Camacho.

No sé en qué momento las legisladoras priistas confundieron el Pleno del Palacio Legislativo con un estadio de futbol, y miren que sólo unas cuantas privilegiadas en el País pueden aspirar a una Diputación Federal, a mi como mujer me avergüenza que esas sean las noticias que trasciendan sobre las mujeres que ocupan dicho cargo; tanto pelear por un 50% en las candidaturas por equidad de género, para ser reconocidas por esas manifestaciones vulgares.

Para ser legislador sólo basta ser mexicano de nacimiento, residir en la entidad que lo está postulando y tener veintiún años cumplidos el día de la elección, no es necesario saber leer y escribir ni hablar el español; y la verdad es que se les nota, somos el único país en el mundo con tan mínimos requisitos para dicho cargo de elección popular.

Algunos Diputados Tamaulipecos también se ganaron una “estrellita” con su falso orgullo al no asistir a una reunión de trabajo convocada por su Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca –aunque no les guste es su Gobernador.

No entiendo porque muchos de aquellos y aquellas que ganan un puesto de elección popular olvidan que el trabajo que realicen en adelante será para todos los Tamaulipecos por igual, no solo para aquellos que son afines a sus ideologías políticas, y empiezan a desdeñar sus obligaciones porque no son acordes a sus intereses personales.

Es obligación de los Diputados Federales gestionar el mayor presupuesto para Tamaulipas, porque para eso votamos por ellos; y parte de su trabajo también será reunirse con el Ejecutivo para priorizar las necesidades del Estado, los tamaulipecos no sólo merecemos si no que exigimos ese respeto.

Los Diputados que no asistieron a la reunión con el Gobernador para discutir el destino de los ingresos federales de los tamaulipecos es muy probable que necesiten psicoterapia para asumir su derrota y demás complejos que les impide tomar una actitud política y conciliadora.

El presupuesto para Tamaulipas ya está aprobado 52 mil 965 millones de pesos fueron asignados para nuestro Estado ahora será obligación de Diputados locales y Federales y también de la ciudadanía observar que ese presupuesto se ejerza para beneficio de todos.

Ya no habrá pretexto de que no se puede trabajar en el crecimiento de la entidad por falta de recursos, el recurso ya está y los tamaulipecos queremos ver obra pública, programas asistenciales, empleo y por supuesto vivir con tranquilidad; el Gobernador y su equipo tendrán que ejercer dicho presupuesto con responsabilidad y honestidad para el beneficio de todos.

Decía Marco Aurelio que la mejor manera de vengarse de un enemigo era no asemejársele, tenemos ejemplos suficientes de lo que no debemos imitar.