El Peje no es como lo pintan
Por: Jorge Vázquez Martínez | 2018-01-11 04:17:39



Andrés Manuel López Obrador, de Morena, Ricardo Anaya Cortés del PAN y José Antonio Meade Curibreña del PRI, uno de ellos, a partir de diciembre del año en curso, comenzará su chamba de presidente de la república en México.

De hoy a julio de 2018, pasarán muchas cosas, el tabasqueño, sabiéndose ganador, como que se esmera y empecina para que el primer domingo del séptimo mes del año sea derrotado electoralmente una vez más, por lo que él llama la mafia del poder, ya que así lo indican sus acciones y palabras. Sin duda alguna por ahora es el candidato presidencial más conocido y posicionado en el electorado nacional gracias al turismo electoral de más de tres quinquenios que ha realizado en el país y en   extranjero. Siempre he  creído que el tabasqueño representa un verdadero cambio en el sistema político, económico y social de México.

Pero las aseveraciones y acciones de semanas atrás, me hacen dudar de ello y hasta creer que forma parte también de la llamada mafia en el poder. En las circunstancias sociales, políticas y económicas de la Nación de la actualidad no veo congruencia entre su acendrado laicismo liberalista juarista y su alianza con lo más recalcitrante del conservadurismo religioso de la derecha mexicana que nació con la bendición de la voluntad política de Enrique Peña Nieto, aparte de contar con el respaldo de la institución político partidista que en “el gobierno del innombrable”, su hermano Raúl Salinas de Gortari inventara como juguete político de su propiedad, con un prestanombres de su confianza, por si eso fuera poco, su principal mecenas, sea uno de los hombres más ricos del mundo como es el caso de Carlos Slim, que en su época gubernamental como Jefe de Gobierno, de lo que fue Distrito Federal se convirtiera casi en dueño de lo que se conoce como Centro Histórico de la Ciudad de México, personaje que compró a precio de regalo Teléfonos de México al Gobierno Federal que encabezaba Carlos Salinas de Gortari y que ahora lo hace ser uno de los más acaudalados del mundo según especialistas en la materia que respaldan con  cifras y estadísticas a nivel internacional.

Lo del avión presidencial, tiene sus asegunes, podría ser, pero  deshacerse de prácticamente toda la flotilla aérea presidencial o sea todo tipo de aparato aéreo de la federación, no hay que olvidar que el jefe del Ejecutivo Federal literalmente es el jefe de todas las instituciones públicas del gobierno federal, así como el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del País. Sobre el particular respecto al Estado Mayor Presidencial y todo el aparato y estructura castrense de la Nación como de Seguridad y Justicia convertirlo en un todo amorfo, nos parece algo fuera de lugar, al tratar de imponer un modelo sin garantía de funcionamiento adecuado,   improvisar algo sin precedente. Lo teórico nunca es lo mismo que la práctica, así como la ficción, nunca es igual a la realidad,

López Obrador, si de algo se pavonea es de su admiración y respeto a Lázaro Cárdenas del Rio, considera al michoacano un fuera de serie e iluminado para su tiempo, conforme a la historia conocida, sin embargo ello no le quita a Tata Lázaro que desde el segundo cuarto de Siglo, del Siglo XX el estado de Michoacán fuese una entidad federativa dominada por el poder caciquil de la familia cardenista, fenómeno que hasta nuestros días no ha podido desaparecer del todo. Lázaro Cárdenas del Río inventó “Los Pinos” como Residencia Presidencial y extensión de trabajo de Palacio Nacional del presidente de la República, pero ahora el tabasqueño quiere acabar con lo que concibió y creó, uno de sus ídolos políticos que guían su quehacer público y político…En lo personal añoro muchas cosas del Siglo XX, pero DIOS me presta vida aun para vivir en el Siglo XXI, le resisto a la modernidad de muchas cosas, pero reconozco que para bien o para mal, la innovación integral avanza inexorablemente, que la Revolución está viva y no detiene su avance. Mi padre, Raúl Vázquez Herrera decía lo que decían seguramente sus ancestros y los ancestros de sus ancestros, “Tiempos Idos, Jamás Venidos”.

Creo que la mafia del poder, sabe y teme que Andrés Manuel López Obrador ahora sí tiene a su alcance el triunfo electoral presidencial y que el tabasqueño no está moldeado para ejercer el poder presidencial de estos tiempos, de ahí que el propio AMLO trate él mismo de ir desencantando a sus propios seguidores, los que gustamos de perseguir sueños o quimeras que no son fáciles de alcanzar y que en julio de 2018 podrían estar a la mano del Peje como si se tratara de un espejismo, ya que el tiempo no se puede echar para atrás y la máquina del tiempo aun no existe, antes de la llegada de los tecnócratas y neoliberalistas al poder, lo que pregona Andrés Manuel López Obrador desde hace más de 15 años quizá era posible, de 1970 a la fecha, la vida nacional tomó otro rumbo para integrarse a la incipiente “Globalización”. Por Cierto en este 2018 se cumplen 50 años que la juventud del mundo alzó la voz y tomó las calles en busca de Libertad y Justicia. En Nuestro México, no nos podíamos quedar atrás, el 2 de octubre de 1968 no se olvida…aunque los Tecnócratas y Neoliberalistas hacen todo lo que esté a su alcance porque se olvide.

Ricardo Anaya Corés como candidato presidencial del PAN y comparsa que lo acompaña, lo veo más de relleno que de opositor a un verdadero cambio de Sistema de Gobierno…Es regular polemista, excelente merolico, pero sin sustancia ni contenido aunque de agilidad mental que lo hace ver como un muy buen perico que saca la pata para tener una vida de comodidad, tanto en el país como en el extranjero, aun cuando no pueda tener a diario el calor familiar aunque ello no impida tener contacto con ella, aunque sea a distancia y físicamente por periodos que no pueden ser perennes, sabe y bien que sabe que en la lid presidencial es nacido para perder, lo triste es que el Partido Acción Nacional sea devaluado por una persona contraria al propósito y al sentimiento de su fundador que con idealismo creía en un cambio de verdad, ante un duro autoritarismo gubernamental, que pese a todos los pesares supo crear las instituciones públicas que daban bienestar a los gobernados, pero que a partir de 1983 la tecnocracia fue debilitando y de 1989 a la fecha el Neoliberalismo las devaluó aun más, al tiempo que descapitalizaba al Estado e hipotecaba al País, al igual que empobrecía a los gobernados con una macroeconomía en favor de unos cuantos, pero muy pocos nacionales, tanto del sector privado como público, de ahí la gran desigualdad social actual, de 1989 a la fecha puede decirse que tanto PRI como PAN son clones de un todo que el agio internacional tiene de hinojos con un entreguismos fatal al extranjero.

Me parece un tipo de trabajo de escritorio, pero humano y transparente, con intenciones muy buenas, sin malicia y perversidad política, que conoce muy bien lo que pasa en México en los diversos estratos sociales de la Nación, sin la contaminación de la política-política sueña y siente que con sus conocimientos técnicos y experiencia pública, puede cambiar el rumbo nacional de la inclemencia gubernamental, hacia la ciudadanía y sociedad civil mexicana conocedor de la sed y hambre de justicia de mexicanos y mexicanas que es superlativa en la actualidad a comparación de la que existía y veía Luis Donaldo Colosio Murrieta en 1994.

Meade Curibreña, sabe y está consciente que la desigualdad social en México es por culpa de las políticas públicas económicas, así como por la impunidad oficial y privada de la corrupción oficial que generó un estancamiento social y público en favor de la sociedad del delito, tanto de delincuentes de cuello blanco y común y corrientes que salieron de las sombras para mezclarse en la luz gubernamental y de los gobernados. La mafia del poder puede repetir su numerito de “Lomas Taurinas”. José Antonio, del Tricolor, creo que es el verdadero candidato de la esperanza de mexicanos y mexicanas, es el candidato del Partido Revolucionario Institucional. Su reto, el cambio sostenido, aunque paulatino, del actual sistema político tecnoneoliberalista depredador que ha roto la paz y armonía de los gobernados y la Nación, el destete no se puede hacer de golpe y porrazo ni peleándose frontalmente con la mafia del poder, sino con paciencia y convencimiento, para serenar la institucionalidad y al pueblo, con hechos, no con palabras. la sociedad del crimen se replegará si el Estado de Derecho, junto con el imperio de la ley y la justicia son reales y no sólo una simulación que ha costado miles y miles de millones de pesos y cientos de miles de vidas, trastocando la tranquilidad y productividad, tanto del país como de los gobernados.

Como colofón le digo que ahora comprendo porqué Andrés Manuel López Obrador no se preocupa por tener candidatos con oficio político e identificados con el electorado y con la clase política plural de muchos de los estados de la República, como es el caso de Tamaulipas, de ahí que no le interese tener las mejores alternativas electorales para el Senado de ha República, si de antemano sabe que no tendrá mayoría en la Cámara alta del Congreso de la Unión