El jefe



 

Formar parte de un equipo de gobierno debe ser una recompensa a un trabajo académico más que político, aunque en México la mayor parte de los altos cargos de los tres niveles de gobierno se dan entre amigos, familiares y compromisos, sin importar mucho la cuestión escolar.

La historia nacional registra casos de funcionarios y legisladores con apenas la secundaria terminada y hubo quienes apenas concluyeron la primaria, pero llegaron a su curul por su partido.

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma Barragán, no es improvisado, cuenta con estudios en México y el extranjero aunque su profesión es la Economía por la UNAM.

Don Esteban Moctezuma tiene un sueldo mensual de 154 mil 365.12 pesos aunque el ingreso real es de 107 mil 283.76 pesos, ya que poco más de 48 mil pesos son descuentos fiscales y otras deducciones, según el portal Nómina Transparente.

El funcionario federal de esta 4T, gana mil 21 pesos menos que el presidente Manuel López, aunque en tiempos presidenciales del Dr. Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) fue titular de la Secretaría de Desarrollo Social y Secretario de Gobierno, seguramente con sueldos muy superiores.

Moctezuma Barragán, también fue Senador de la República, (1997-1998) y a raíz de que el PRI pierde la presidencia del país, el actual titular de la SEP, se refugia en la iniciativa privada con el Grupo Salinas (2002) como Presidente de Fundación Azteca.

Actualmente el titular de SEP cuenta con 61 años de edad y es oriundo de la capital del país; tiene estudios de Maestría en Economía Política por la Universidad de Cambridge, en Inglaterra; diplomado sobre Desarrollo Regional en Tokio, Japón y estudios incompletos en la licenciatura en Derecho.

En el campo de la educación pública en México, Don Esteban Moctezuma fue el responsable de la descentralización educativa en la presidencia de Carlos Salinas de Gortari (1988-1992).

A partir del 1 de diciembre del año pasado (2018) es titular de SEP y como tal, avaló el uso de un uniforme que permite a las niñas ir a clases con pantalón en las escuelas públicas de educación básica.

Otra novedad del sexenio de la 4T en educación, es la creación de un libro de texto gratuito de Geografía, de pasta dura y que no es para un año escolar, sino que se supone tendrá una duración de tres años para que el niño lo pase a la generación que viene; con aplicaciones digitales y no falta quien asegure que el “…costó es de dos veces más.”

A Barragán le tocó ser el que presentó la alternativa a la reforma educativa de Peña Nieto, aprobada por el Congreso en mayo pasado, donde desaparece las sanciones a los maestros que no aprueben las evaluaciones.

Una crítica a la nueva reforma sexenal en materia de educación es que la SEP no ha señalado cambios sustanciales a los programas de la educación básica, como nuevos enfoques metodológicos o de técnicas pedagógicas.

Lo que se puede rescatar de la 4T, en materia de educación, se refiere a la suspensión de evaluaciones a maestros. Aunque persisten viejos vicios en el mismo sistema como las cuotas “voluntarias” de los padres de familia.

En este mismo espacio se ha señalado que al Congreso de la Unión, corresponde, según el Artículo 73, fracción XXV de la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos “…establecer, organizar y sostener en toda la República escuelas rurales, elementales, superiores, secundarias y profesionales…” según la reforma constitucional del 29 de enero del 2016.

En otras palabras, al Estado -Federación, Estados y Municipios- les corresponde sostener escuelas en el país, desde la educación básica hasta las profesionales. Luego entonces, ¿Dónde está el presupuesto para equipos de cómputo, mantenimiento y reparación del edificio escolar -instalaciones eléctricas, hidráulicas- materiales didácticos, etc.?

Los maestros y directores de las escuelas no debieran “cobrar” las cuotas que de los Padres de Familia, pero el gobierno federal incumple lo establecido en el Artículo Constitucional que se cita.

Acusan, con razón o sin ella, a los maestros de que la educación en México no es gratuita.

Usted ¿qué opina?