El internet fomenta odio



 

Los tiroteos en Estados Unidos, las agresiones a los latinos y el repudio a Donald Trump fueron los temas más comentados en la semana, no solo en México si no en el mundo entero.

El último crimen de odio contra hispanos sucedió hace unos días en California, cuando un hombre –absurdamente de origen hispano– acuchilló a 6 personas, muriendo dos de ellas.

Independientemente del odio a los latinos, los agresores tienen varias cosas en común: son mentalmente inestables, inseguros, tienen miedo a ser reemplazados, complejos de superioridad, ideología supremacista blanca, entre otras cosas; sin embargo mi objetivo no es definir un perfil psicológico, si no dar a conocer algo que considero sumamente peligroso… su forma de comunicarse.

En internet existen “portales oscuros” que aunque la mayoría de nosotros no recurrimos a ellos, son un punto de coincidencia para aquellos que tienen ideologías de supremacía racial. A través de estos portales se conectan unos con otros, se inspiran mutuamente, escriben “manifiestos” absurdos e intolerantes con el objetivo de encontrar adeptos.

Existen decenas de foros y webs, sin embargo “8echan” es el que ha centrado la mayor parte de la atención al haber sido la plataforma en que 3 de los autores de matanzas en Estados Unidos y Nueva Zelanda  compartieron sus manifiestos antes de llevarlos a cabo.

Patrick Crusius autor del atentado del Wallmart en El Paso Texas, subió a este foro un documento de cuatro páginas en la que alertaba una invasión de inmigrantes hispanos.

Los supremacistas que quieren compartir contenidos racistas y provocan la violencia hacia otras razas utilizan este tipo de blogs o portales, que no eliminaran o cancelaran sus comentarios.

Es relativamente fácil ingresar a este tipo de sitios de internet, en el cual se pueden subir imágenes, audios, comentarios sin restricción alguna, pero con consecuencias lamentables.

Hasta el día de hoy, nadie ha puesto un alto a este tipo de portales de internet, no hay una legislación que ponga límites, ni tampoco un gobierno interesado en hacerlo. Ante estos hechos creo que como padres nos toca supervisar más frecuentemente como navegan en internet nuestros hijos.

El Gobierno de Trump ha destinado millones de dólares para combatir a los terroristas extranjeros, sin darle importancia a aquellos de raza blanca que se encargan de perpetuar los discursos del presidente cargados de odio, xenofobia y racismo que se está convirtiendo en una amenaza para todo aquel que no coincide con ellos.

En los Estados Unidos cualquier persona puede adquirir un arma, y aunque existe presión para cambiar la ley, el presidente Trump hace cuentas electorales: sabe que su base, la que le dio la victoria en 2016 será contundente en su reelección en 2020, y comparte con él algunos de los ideales de la supremacía blanca. 

El presidente Trump no hará ningún cambio con respecto a la venta irracional de armamento, a pesar de las consecuencias ya mencionadas. 

Sin embargo la vida puede dar algún revés, pues en el supermercado Wallmart considerado “el rey de las pistolas de América”, por ser la compañía que más armas vende en los Estados Unidos, fue donde ocurrió el terrible atentado cometido por Crusius.

Lamentablemente el ejemplo de Trump está siendo imitado en el mundo y siguen apareciendo líderes que  utilizan este extremismo. 

Me gustaría aclarar que no solo es peligroso usar la ideología de la supremacía racial, o el radicalismo del islam; el nacionalismo puede ser igualmente peligroso, que empieza con unos cuantos obsesionados con odio hacia a otros que no piensan como ellos… 

Hay que poner atención a López Obrador con sus discursos de odio hacia los que no aplauden sus ideas, que discrimina el periodismo, que desprecia al exitoso, al deportista, al estudiante sobresaliente y también a los que comen chorizo.