El Caso Chuchín



 

Así es como ahora muchos califican a JESUS DE LA GARZA DIEZ DEL GUANTE, Chuchin, luego de que el ex edil es acusado por la actual administración de Matamoros ante la contraloría estatal por desvió de 17 millones de pesos al finalizar su gestión.

CHUCHIN se defiende, se dice decente, que son falsas las acusaciones, pero bien dicen, si el río suena es que agua lleva, en este caso si hay denuncia es porque existen pruebas de corrupción.

No es solo que el actual alcalde MARIO LOPEZ acuse a CHUCHIN, de hecho desde antes que terminara la administración pasada el ex edil ya tenía serios señalamientos.

Para antes de que CHUCHIN entregara la estafeta ya se hablaba de obras inconclusas o que no se realizaron pero que si se cobraron, maltrato a los trabajadores a los que les retenían el sueldo, incluso que una empresa de su hijo era la beneficiada de presupuestos oficiales.

Siempre CHUCHIN  presumía de honestidad, pero como dijera la abuela cuando alguien se esmeraba en  mostrarse decente, “no me lo den por bueno”, seguramente esa fue la razón por la que el pueblo lo mando al demonio luego de que se quiso reelegir.

JESUS DE LA GARZA fue el alcalde con más señalamientos y escándalos durante su administración, protestas de los mismos trabajadores del municipio, asuntos mal tratados de autos de alquiler, tránsitos y funcionarios acusados de corrupción, deuda a proveedores por más  de 500 millones de pesos, todo a menos de un año de administración.

Al final también lo acusaron de haber querido endeudar el municipio por más de 1,500 millones de pesos, con un pago  a 12 años para supuestamente modernizar el alumbrado público de Matamoros.

En este momento la administración de Morena le acusa de que adjudicó 15 proyectos a dos empresas inexistentes o por lo menos nadie dice quiénes son ni razón social, pero bueno, el caso es hay señalamientos contra CHUCHIN por 17 millones de pesos que pagó para la construcción de edificios públicos, vialidades y unidades deportivas, las cuales contienen irregularidades que se dieron entre el 27 de junio y el 14 de agosto del 2018; dichas obras no estaban ejecutadas y ya estaban pagadas. Sobre ese asunto ya tiene conocimiento la Auditoria Superior del Estado y la Contraloría estatal.

Esa es la razón por la que propios y extraños aseguran que JESUS DE LA GARZA puede estar a un paso de la cárcel, que difícilmente comprobará ese dinero y aunque se diga decente se le calificará de cínico, que defraudo al pueblo.

Veremos en qué termina la telenovela del exalcalde de Matamoros, por lo pronto los señalamientos en su contra no solo le pegarán a él sino que es otro descalabro para su partido.

Las acusaciones en contra de Chuchin pesarán al PRI y aunque salga librado el ex edil el caso será utilizado en la próxima elección a favor de los oponentes del tricolor allá en Matamoros donde ya muchos mencionan a JESUS DE LA GARZA como Chucho, Chuchin, cínico y raterin.