Después de la tormenta....



 

Quizá sea verdad que en cuestiones del corazón después de la tormenta llega la calma pero en lo que tiene que ver con la naturaleza no.

Es mentira que siempre después de la tormenta llega la tranquilidad, al contrario, llegan las calamidades, por lo general los daños colaterales de una tormenta son grandes, la calma no llega y menos cuando apenas pasa la tempestad.

También es mentira que la naturaleza es predecible, aunque él hombre con sus adelantos tecnológicos crea saber cuál es su comportamiento ella siempre sorprende y da muestra de que solo DIOS puede controlarle.

Para muestra de lo que le hablamos esta lo sucedido en Reynosa el lunes por la tarde cuando una tromba con fuertes lluvias, viento y hasta granizo, azotó la ciudad causando daños al instante, en cuestión de minutos inundo colonias registrando serias afectaciones en la ciudad.

Cierto es que se está en temporada de huracanes, que se pronosticaban lluvias, pero la tromba, verdadera tormenta, llegó sin avisar y sin medición de afectación.

En redes sociales circulan fotografías de calles convertidas en furiosos ríos que arrastran todo a su paso, unidades hospitalarias inundadas, como es el caso de la clínica del IMSS donde estaban prácticamente con el agua encima de las camas.

Pasó la tromba pero las afectaciones se quedaron, los daños registrados traerán complicaciones a los habitantes de muchas colonias, se habla de más de 57, por lo tanto luego de la tormenta no llegará la calma pronto.

Las autoridades estatales se aplicaron inmediatamente para hacerle frente a la contingencia y darles auxilio a las personas afectadas durante y después de la tromba.

Por instrucciones del mandatario estatal  dependencias estatales coordinadas por Protección Civil del Estado acudieron a Reynosa para prestar auxilio a la ciudadanía afectada. Más de 70 unidades, entre camiones, retroexcavadoras, pipas, generadores y bombas de dependencias estatales y federales, son utilizadas para atender la emergencia.

El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, también convocó ayer a temprana hora a los integrantes del Consejo Estatal de Protección Civil a una sesión de emergencia en Reynosa para evaluar daños y coordinar las acciones de ayuda a la población y reconstrucción por las afectaciones.

Ayer mismo el DIF Tamaulipas envió a Reynosa un camión cargado de kits de limpieza, colchonetas, pañales para bebés y adultos así como despensas para atender las necesidades básicas de la población afectada por la tormenta.

También, y como siempre sucede en cualquier contingencia, nuestro glorioso  Ejercito Nacional hizo lo propio inmediatamente personal de la SEDENA se apersonó para brindar ayuda, debido a que se registraron casi 8 horas de lluvia se activó el Plan DN-III-E en auxilio a la población afectada por la tormenta de verano.

Seguramente hoy se intensificarán los trabajos y se hará un análisis y recuento de los daños para luego poner en marcha acciones de reconstrucción para que las secuelas no sean tan severas porque es un hecho que para las instituciones y la ciudadanía, después de la tormenta no llega la calma.