¿Desabasto o mala estrategia en la distribución…?



 

 

 

Bajo el argumento de combatir el robo de gasolina en la empresa estatal de Petróleos Mexicanos (Pemex), el Gobierno de México implementó desde el pasado fin de semana un plan que consistió en el cambio de rutas de distribución de combustibles y, por ello, el suministro se vio afectado en al menos seis estados del país.

Según cifras oficiales, la iniciativa ha evitado pérdidas por casi 130 millones de dólares y ha incidido en el descenso de hurtos de pipas (carros-tanque), pues, anteriormente, se robaban 787 al día, cifra que ha descendido a 177.

Este 8 de enero, el problema de falta de combustible escaló al llegar a estaciones de servicio en Ciudad de México, y la mayoría de los estados de la República por lo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró en su conferencia mañanera que se avanza en las operaciones con el sistema alternativo de distribución: "Estamos utilizando dos y hasta tres turnos, en pipas de Pemex para distribuir y vamos a convocar a transportistas para utilizar más pipas. La tranquilidad, la seguridad que tenemos estriba en que hay gasolina suficiente", afirmó.

Sin embargo, no todos los analistas coinciden. Para Miriam Grunstein, asesora principal de energía en Brilliant Energy Consulting, el argumento del robo de combustible es para tratar de justificar el desabasto. "Si es que cerraron los ductos (para combatir el robo), no debería ser mayor problema si organizaron bien la logística. Creo que el mayor problema es la falta de experiencia de este Gobierno y la temporada alta de consumo; el hecho de que hubiera habido cambio de Gobierno desarticuló la estrategia que Pemex suele tener para controlar el desabasto", señala la experta en entrevista con este medio.

El Gobierno, por su parte, ha aceptado que se trata de un problema de distribución y, además, que han decidido no abrir los ductos, pues se está "revisando todo el sistema para ir cerrando fugas", explicó el Ejecutivo en su tradicional conferencia de prensa matutina.

Está cambiando la distribución y eso ha causado retrasos. Hay suficiente gasolina, pero no podemos utilizar los ductos porque se crearon redes alternas para el robo. 

Para quien ha sido consultora en regulación de energía para el Senado de México, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad de México, el hecho evidencia que no estuvo bien la organización de la medida ni el momento, pues es una temporada de alto consumo energético. "Se nota que entró un Gobierno que nunca había estado en el poder, porque no siguieron la lógica de los gobiernos anteriores de mantener el personal con experiencia para atender esta temporada tan alta de demanda. Es algo que debe guardar un espíritu estratégico muy minucioso y no lo pudieron haber urdido con cierta antelación porque llevan muy poco en el Gobierno", anota.

El desabasto de gasolina visto el fin de semana en los estados de Sinaloa, Jalisco, Guanajuato, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Puebla, Tabasco y Estado de México y que ayer desató compras de pánico al registrarse reportes de falta de combustible en  el Estado de México y Ciudad de México, ha sido visto como la primera gran crisis energética.

"Podríamos estar ante nuestra primera gran crisis energética, qué quiero decir con esto, pues que nos van a racionar la gasolina", apunta Grunstein, postulado que avala el maestro Abraham Vergara Contreras, coordinador la licenciatura en Finanzas de la Universidad Iberoamericana. Para él, el Ejecutivo está "haciendo un 'corralito' de combustible".

El 9 de enero, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) autorizó a algunos expendedores de gasolina a limitar la venta de combustible a entre 10 y 40 litros por automovilista, como una "medida temporal" en al menos 10% de las estaciones de servicios en los estados afectados por el desabasto.

La Profeco autorizó la venta racionada de gasolina a estaciones de servicio para evitar largas filas y caos vial. Dicha medida sólo permite vender de 10 a 40 litros por automovilista.

Información y privacidad de Twitter Ads

Hasta el momento, el Gobierno mexicano no ha dado una fecha para la resolución del conflicto para no generar expectativas en los adversarios políticos, dijo López Obrador, quien destacó que el pasado 8 de enero fue el día en que menos pipas fueron robadas, al pasar de 1.000 a 27.

"Tengan confianza, se va a resolver, estamos trabajando con ese propósito, es decir, vale la pena. Es que de 1.000 pipas robadas a 27 es importante. Y pedirle a la gente que nos ayude, porque, así como esto, hay otros asuntos que también vamos a enfrentar, porque el propósito es acabar con la corrupción", argumentó el titular del Ejecutivo.

El combate a la corrupción fue la principal promesa de López Obrador en la campaña presidencial y bajo la cual su Gobierno ha tomado diversas medidas, como la reducción de sueldos o la cancelación de obras; ahora, en medio de la crisis de combustible, el mandatario señaló al general Eduardo León Trauwitz dentro de una lista de personas que son investigadas por robo de combustibles a Pemex.

Trauwitz fue jefe de escoltas del expresidente Enrique Peña Nieto, cuando este era gobernador del Estado de México, y después se desempeñó como gerente de Servicios de Seguridad Física de Pemex.

Para Grunstein la 'limpia' de la corrupción en Pemex no tendrá consecuencias relevantes, pues el entramado detrás del robo de combustible y comercialización ilícita de combustible es de "dimensiones inimaginables".

"El presidente tiene una manera muy curiosa de actuar, dice hay corrupción en el aeropuerto, pues cancela el aeropuerto; si hay dispendio en la burocracia, corre a toda la burocracia; si hay robo de gasolina, suspende el suministro; es demasiado intempestivo y radical", considera Grunstein. Aunque la especialista considera que la corrupción entre los funcionarios de Pemex es relevante, "combatible y criticable", el carozo del problema es la delincuencia organizada detrás de Pemex.

Por lo pronto, debido al desabasto de combustible, los legisladores mexicanos se reunirán hasta el lunes 14 de enero con los secretarios de Energía y Hacienda, así como con los titulares de Pemex y Profeco.

El caso es que, según el gobierno federal, (AMLO), no existe desabasto, sino combate a los guachicoleros, pero por lo pronto para seguir informando verazmente y con verdad a la ciudadanía.... ¡Aquí estamos!

 

alvarezfj.2@gmail.com