Confianza en las Personas



 

De acuerdo a la Encuesta Nacional en México, elaborada por el Instituto de Mercadotecnia y Opinión (IMO) y aplicada a 1,400 ciudadanos en sus viviendas “cara a cara”, la percepción de los mexicanos sobre la confianza en las personas se encuentra dividida.

A pregunta expresa de los encuestadores: “En términos generales, ¿diría usted que se puede confiar en las personas o que no se puede confiar en las personas?”.

Las respuestas fueron los siguientes: a) La gente casi siempre puede ser confiable 10.6%, b) Por lo general se puede confiar en las personas 34.9%, c) Por lo general no se puede confiar en las personas 33.2%, d) Casi siempre no se puede confiar en las personas 16%, e) No puedo elegir 4.8%, f) No contestó 0.5%.

Lo sorprendente de los resultados es que la sociedad mexicana se encuentra dividida casi por la mitad en cuando a confiar o no confiar en las personas.

Si se suman las respuestas positivas sobre la confianza a las personas, el 45.5% de la población tiene confianza en las personas y la suma de las respuestas negativas, es decir las que desconfían de las personas representan el 49.2%.

Por poco una mayoría de los mexicanos desconfían de las personas. 

Quizás las causas de estos niveles de desconfianza son múltiples, pero citaría los niveles de inseguridad que hay, en algunas regiones del país son más pronunciados los niveles de inseguridad.

Si a lo anterior se agrega los pocos resultados de las policías municipales, estatales y algunas corporaciones federales, esa desconfianza se incrementa. Además habría que agregar los niveles de impunidad que hay en ciertos comportamientos de algunas autoridades civiles y militares.

Las críticas que reciben algunos organismos como las Comisiones de los Derechos Humanos Estatales y Federal por sus comportamientos en los tiempos actuales, al reducirse únicamente a dar recomendaciones de ciertos hechos. Es decir tener una actitud pasiva y no proactiva ante las necesidades del siglo XXI.

Y así se podría mencionar más causas por esta desconfianza social. Lo que puede contribuir a conservar una sociedad más confiable y estable es a un cambio de actitud en los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal).

Mientras tanto hay que tratar de fortalecer el ámbito familiar, la convivencia familiar debe forjarse en el día a día. Cada vez se le dedica menos tiempo en compartir actividades familiares.  

De seguir incrementándose la desconfianza social recuperar lo que llaman “tejido social” es más distante. 

La mejor opinión es la suya, saludos. 

Lic. Mauricio Morán Olmos, Director de Metodología del IMO mauricio.moran21@gmail.com

Página web de IMO  http://imocorp.com.mx 

El Instituto de Mercadotecnia y Opinión es una agencia encuestadora mexicana independiente, representa a México en el ISSP (Programa Internacional de Encuestas Sociales) y pertenece a la Asociación Mundial de Investigación de la Opinión Pública WAPOR.