Comenzó la fiesta…



 

Apenas estamos a 8 de Diciembre y ya iniciaron las posadas, todavía no llega el aguinaldo, bueno, ni siquiera el periodo Guadalupe Reyes pero para muchos, con dinero o no, pero anticipadamente comenzaron las fiestas.

Cierto, es que son fiestas decembrinas, pero el verdadero significado de las posadas decembrinas es para la religión católica una celebración de culto y con ella se fortalece el espíritu, se alimenta el alma, y consiste en nueve rosarios iniciando el día 16 y terminando el 24 de diciembre.

Tiempo de posadas, pero al menos en la ciudad ya poco vemos la representación con peregrinos y las rezanderas que llevan el niño DIOS de casa en casa y donde quien lo recibe ofrece a los niños que acompañan la procesión golosinas y se reza el rosario.

En los rosarios se recuerda el viaje de la sagrada familia desde Galilea hasta Belén, donde el señor SAN JOSE acompañaba amorosamente a la Santa Virgen MARIA quien en su vientre llevaba a JESUS DE NAZARET.

Hoy día poco se reza, el consumismo ha invadido hasta los lugares con más  tradición de nuestro país, en las posadas casi nadie realiza la procesión, el recuerdo del caminar de MARIA y JOSE hasta llegar a Belén pidiendo posada.

 Ahora nos preocupamos más por ver que nos regalaran, o que regalaremos, contratar el karaoke y el atuendo que nos pondremos, la comida que degustaremos, con qué y quienes brindaremos.

Todo está bien, la diversión y olvidar los problemas diarios es bueno, lo malo es cuando se cae en excesos, se omiten prioridades por atender banalidades, no es que se quiera ser aguafiestas, todo con medida se disfruta mejor.

Disfrutar de las posadas con procesión es nuestra tradición y en ellas siente paz y emoción,  claro que también es agradable tener diversión pero todo debe ser con moderación, acercarse más a la divinidad, evitar los gastos superfluos y tener momentos de reflexión.

Claro que con las posadas por lo general quienes disfrutan  más son los comerciantes, es la fecha propicia para que  hagan su agosto en pleno diciembre, aquí también tenemos que poner atención, en ocasiones los grandes gastos no significan diversión, felicidad o satisfacción.

Más que grandes gastos en estos tiempos difíciles, aprovechando el recuerdo del nacimiento de JESUS, los mexicanos deberíamos hacer una reflexión, refugiarnos un poco en la gracia de DIOS, pedir por la gente buena y por los que no lo son tanto también.

La tradición dice que en las posadas se debe de romper piñatas para que con ello terminen los males, pues bien, en ese intento, es tiempo de apalear la piñata con el mal que se encuentra dentro y que ha llenado de tristeza y desesperación a muchas familias mexicanas y al resto de los mexicanos nos tiene en la desesperanza y desilusión.

Contrarrestarlos  todos los males con amor, humildad, generosidad, paciencia, caridad, amistad. Disfrutemos las posadas, y porque no, también de la fiesta que ya comenzó.